Renacimiento de la izquierda en Perú se puede extender por el continente

La agencia de noticias Bloomberg presentó un análisis sobre la situación política en Perú, donde Pedro Castillo lleva la delantera a Keiko Fujimori. Para el medio noticioso, también se espera que Chile, Colombia y Brasil giren hacia la izquierda.

"No caigamos en provocaciones": Pedro Castillo envía sentido mensaje a ciudadanos en Perú © Martin Mejia "No caigamos en provocaciones": Pedro Castillo envía sentido mensaje a ciudadanos en Perú

La agencia de noticias estadounidense Bloomberg, que informa y analiza tendencias económicas y políticas, cree que la aparente victoria electoral en Perú de Pedro Castillo, un activista sindical rural de un partido marxista, sobre su rival conservadora Keiko Fujimori señala lo que puede ser un giro de gran alcance hacia la izquierda en una región devastada por la covid y llena de rencor hacia sus gobernantes.

Una docena de analistas regionales consultados por Bloomberg Businessweek están de acuerdo en que el estado de ánimo del público es hostil y que los actuales gobernantes, en su mayoría de derecha, están en problemas. Están divididos sobre hacia dónde se dirigen las cosas y si lo que sucedió hace dos décadas ofrece una guía útil. Pero algunos sospechan que la agitación regional augura sacudidas en todo el mundo.

“Dado el devastador impacto económico y en la salud de la pandemia y la corrupción que la acompaña, el estado de ánimo del público es “echar a los vagabundos’”, dice Cynthia Arnson, quien dirige el programa para América Latina en el Centro no-partidista en Washington, DC: “Espere que los de afuera ganen las elecciones. La palabra que me viene a la mente no es tanto ‘izquierda’ como ‘volátil’ “. De hecho, las elecciones de mitad de período del domingo en México vieron cómo el gobernante partido izquierdista Morena perdió parte de su dominio.

Según la agencia noticiosa, los candidatos de la izquierda parecen estar listos para la victoria en Chile, Colombia y Brasil durante los próximos 16 meses. Con los izquierdistas, que ya dirigen Argentina, México, Venezuela y Bolivia, podría parecerse a la “marea rosa” de principios de este siglo, iniciada por la elección de Hugo Chávez en Venezuela en 1998.

“Puede que se tenga que empezar a pensar en una América Latina radicalmente diferente”, dice Brian Winter, vicepresidente de Americas Society / Council of the Americas. “Hay profundas implicaciones para las relaciones de estos países con Estados Unidos y China y sus políticas hacia cosas como la guerra contra las drogas”.

De acuerdo con Bloomberg, con una población de casi 600 millones en tres docenas de países, América Latina es la región más desigual, violenta y de menor crecimiento del mundo. Y los mas destacados económicamente —Chile, Colombia y Perú— se enfrentan a la radicalización. Las divisas están en descenso, los rendimientos de los bonos están aumentando y los administradores de fondos que han aumentado sus participaciones en los mercados emergentes están preocupados.

La pandemia afectó a América Latina con más fuerza que a cualquier otra región y sigue cobrando un precio indescriptible. Más de 25 millones se han infectado con el coronavirus en la región y casi 1 millón han muerto. Los sistemas de salud se han visto rápidamente desbordados; los numerosos trabajadores de la economía informal sufrieron. Aquellos sin cuentas bancarias no podrían beneficiarse de la ayuda del gobierno. Las vacunas han tardado en llegar porque los gobiernos no las negociaron; los ricos y políticamente poderosos han conseguido inyecciones en viajes rápidos a Miami y San Diego o a través de conexiones en casa, lo que ha provocado escándalos de tráfico de influencias.

Pero la pandemia no generó el descontento; lo exacerbó. Gran parte de la región estaba en llamas al fines de 2019 con cientos de miles en Chile protestando por un aumento de tarifas en el transporte público y en Colombia manifestándose contra la brutalidad de la policía. Los de la calle hablaban de desencanto por la desigualdad y los privilegios heredados.

El coronavirus empujó a esos manifestantes hacia el encierro durante más de un año, y la enfermedad, la pobreza y la ira se agravaron. Ahora están de vuelta afuera, aún con mas entusiasmo.

Toma de Bogotá Paro Nacional hotel Tequendama © Publicaciones Semana - GUILLERMO TORRES Toma de Bogotá Paro Nacional hotel Tequendama

“La derecha no ha proporcionado ni cumplido”, dice Sergio Guzmán, director de Colombia Risk Analysis, una firma consultora de riesgo político en Bogotá entrevistado por Bloomberg. “Prometieron educación rural, infraestructura, igualdad, agua y saneamiento y resulta que no hemos tenido nada de eso. Entonces, el siguiente paso es el rechazo de la clase empresarial y del modelo económico actual “.

Estos países dependen en gran medida de las exportaciones de soya, petróleo y cobre, y los precios de las materias primas se están disparando, como lo hicieron hace 15 años. Pero esta vez, nadie espera que los gobiernos tengan suficiente dinero para gastar mucho en programas populares por lo que están tan endeudados. Y no solo no existe ya un Chávez, un ideólogo carismático que buscaba un liderazgo internacional, sino que se considera que Venezuela y Cuba son fracasos, no modelos.

Otra diferencia importante: las manifestaciones callejeras en Chile, Colombia y Brasil son impulsadas por jóvenes activistas, no por líderes de la oposición. No está claro cuál será el impacto electoral de esos jóvenes y cuántos votarán.

El cambio esperado fortalecerá las relaciones con China y reducirá la presión sobre el presidente Nicolás Maduro en Venezuela para que celebre elecciones libres y justas; dos hechos que desafiarán al gobierno de Biden. En términos más generales, a EE. UU. Le resultará más difícil influir en los eventos.

Chile

Quizás el mayor cambio que se avecina esté en Chile, que durante tres décadas ha sido el mas destacado inversor de América del Sur, un laboratorio de laissez-faire cuyo éxito se ha distribuido de manera desigual. Un comunista, Daniel Jadue, encabeza las encuestas para las elecciones presidenciales de noviembre.

En una entrevista con Bloomberg el miércoles, Jadue, de 53 años, instó a los inversores internacionales a “pensar en el papel que han desempeñado en el enredo y los problemas de la región”. Dijo que solo aquellos que estén dispuestos a contribuir al bienestar de los chilenos serán bienvenidos para operar allí si es elegido. Agregó que el cambio que se está produciendo en Chile es el resultado de que “la gente se ha dado cuenta de que las políticas neoliberales son incompatibles con la democracia”.

A mediados de mayo, se llevaron a cabo elecciones para los redactores de una nueva constitución que reemplazara a la de la era dictatorial de la década de 1980. La coalición de derecha del gobierno no logró obtener el tercio que necesitaba para bloquear propuestas. La mayoría de los redactores elegidos son recién llegados a la política electoral e incluyen feministas, defensores indígenas y activistas de izquierda que han estado liderando las manifestaciones.

El presidente saliente Sebastián Piñera señaló las preocupaciones de la clase empresarial cuando dijo en un discurso reciente que esperaba que el agua y los derechos de propiedad se salvaguardaran en la próxima constitución. Los nuevos redactores están presionando para reducir la desigualdad y aumentar la inclusión, y no está claro si pueden hacerlo sin sacrificar el crecimiento económico y la confianza de los inversores.

Colombia

Raúl Gallegos, con sede en Bogotá para Control Risks, una consultora de riesgo global, dice que espera que el próximo mes de mayo, el candidato izquierdista Gustavo Petro gane la presidencia de Colombia. Petro quedó en segundo lugar después del conservador presidente Iván Duque en 2018. Ahora está firmemente a la cabeza en las encuestas.

“Se tiene una población muy joven en Colombia, con 4,5 a 5 millones de nuevos votantes”, dice Gallegos. “Incluso si eliminas al 46% que dice que no votarán, eso te deja un par de millones de jóvenes votantes progresistas. Veo surgir una coalición, un cóctel “anti-establishment”, de los muy pobres que no tienen trabajo y la clase media progresista que se preocupa por el medio ambiente y la igualdad de derechos para las comunidades indígenas descuidadas “.

Bloomberg hace un recuento de la vida de Petro quien en su juventud, se unió al grupo guerrillero M-19, que dejo un infame recuerdo por su violenta toma de posesión de la Corte Suprema en 1985, luego ayudó a desmantelarla y entró en la política más convencional. Fue elegido alcalde de Bogotá, donde su mandato recibió críticas mixtas. Como senador, se ha postulado dos veces para presidente, perdiendo por 2 millones de votos la última vez.

Renacimiento de la izquierda en Perú se puede extender por el continente