Lisa Lane, la madre de las drag queens en Orlando

Lisa Lane dice que desde que puede vestirse de mujer, "sin remordimientos y sin importar el qué dirán, me monto en estas tacas y me siento completa". © Willie J. Allen Jr/Orlando Sentinel Lisa Lane dice que desde que puede vestirse de mujer, "sin remordimientos y sin importar el qué dirán, me monto en estas tacas y me siento completa".

La casa de Lisa Marie González, nombre que ha usado desde que comenzó su transición hace 15 años, está llena de decoraciones que van desde coronas de certámenes de belleza, trajes llenos de brillo, pelucas y varias muñecas que tienen un valor sentimental para ella.

Todo esto, “son cosas que cuando se criaba en Puerto Rico quería y nunca pude tener”, confesó.

En Orlando, Florida, se ha destacado como una de las ‘drag queens’ más prominentes y la primera hispana en comenzar a abrirse paso en las tarimas de eventos nocturnos.

“Los chicos y chicas que están en el ambiente de esto de ‘drag queen’ y ‘drag kings’, ellos me dicen ‘La mamá de los pollitos’ porque fue de las primeras, la primera hispana y boricua en pararme en una tarima a hacer espectáculos latinos, con música en español”, explicó.

A sus 52 años, recuerda cómo desde que tenía apenas 2 años le gustaba el maquillaje y admiraba la ropa de mujer. A los 7 años, dice, “me encerraba en el baño y me ponía la toalla en la cabeza, me miraba en el espejo, ponía música y comenzaba a perform (hacer bailes). Yo no sabía que eso se llama perform, que se llamaba being a drag queen. Pero me gustaba, lo hacía, me sentía bien nena, me sentía [como si estuviese] en la televisión, viéndome con mi toalla larga, moviendo y cantando, lip singing, sin saber qué era eso”, dijo.

Lisa Marie González, conocida en el mundo de las Drag Queens como Lisa Lane, sentada en su cuarto mientras reflexiona sobre su carrera, la tragedia en Pulse y sus próximos pasos. © Willie J. Allen Jr/Orlando Sentinel Lisa Marie González, conocida en el mundo de las Drag Queens como Lisa Lane, sentada en su cuarto mientras reflexiona sobre su carrera, la tragedia en Pulse y sus próximos pasos.

Esos fueron los primeros pasos de Lisa Lane, su nombre artístico, en el mundo de los bailes de drag queens, quien con una risa un tanto incómoda dijo “lo hacía a escondidas de mis padres, porque si me cogían eso era una pela”, en referencia al castigo que le daban por “pretender” ser mujer.

Con el paso del tiempo, a medida que se miraba en el espejo, realizaba que lo que veía en el reflejo, no la identificaba. No obstante, en su familia, una que se describió como “bien religiosa”, el imaginar que el segundo de tres hijos quería ser mujer, “era inaceptable”.

Así luchó por años con su identidad, intentando entender y asimilar lo que ella quería y la hacía feliz, versus lo que se supone que imponía la sociedad y daba tranquilidad a sus padres.

Pero, a los 15 años había entablado una relación amorosa con un hombre mayor, que estaba casado. “Cuando mis padres se enteraron eso fue un escándalo. Para evitar la vergüenza que sentían, nos mudamos a Nueva York, empecé a ir a la iglesia y ahí conocí a una muchacha a la cual le cogí mucho cariño. Nos comprometimos cuando teníamos 17 años y a los 18 nos casamos”, explicó.

De esa relación nació una hija que hoy día tiene 33 años, y con quien asegura tiene una buena relación. Su mamá siempre supo y yo esperé a que ella fuera mayor para comenzar a explicarle. Por eso mi transición física a mujer apenas comenzó hace 15 años a pesar de mi edad y de que siempre he sabido que soy mujer”, dijo.

Una foto de Lisa Marie González, prominente drag queen conocida como Lisa Lane en Orlando, junto con su actriz favorita Marilyn Monroe en el fondo. © Willie J. Allen Jr/Orlando Sentinel Una foto de Lisa Marie González, prominente drag queen conocida como Lisa Lane en Orlando, junto con su actriz favorita Marilyn Monroe en el fondo.

“No puedes tapar el cielo con una mano”, dijo Lisa Lane sobre su intento de encajar en un mundo que no aceptaba abiertamente a las personas transexuales.

Mapi

Sobre su familia, dice que la han llegado a aceptar y que, aunque en ocasiones se ha sentido discriminada, “sé que me aman y que batallan contra lo que se les enseñó toda la vida como que era correcto. Naciste hombre, eres hombre”.

Incluso en momentos en que ha sentido ese señalamiento de la sociedad que no entiende el por qué de su transición, Lisa Lane dice que su padre siempre la ha defendido. “Es un poco increíble y difícil de entender porque no me aceptan del todo, pero me aceptan porque soy su hija, ¿me entiendes?”, dijo.

Su amor por su familia es incondicional. A pesar de los altos y bajos que han enfrentado, Lisa Lane dice que “de mis hermanos yo soy la que cuida a mami. Así que imagínate, aunque ella no acepta que soy mujer, y me dice ‘te ves como mujer, pero eres mi hijo’, yo sigo ahí para ella y la seguiré cuidando”.

Aunque dice que a estas alturas del camino esos señalamientos no le duelen ni la hacen sentir menos, al relatarlos es evidente ver cómo su rostro cambia. “Yo creo en el karma y creo que la vida misma se ha encargado de demostrarle que, aunque ella no me acepta del todo, yo soy quien está ahí para ella. Yo soy la que la cuida y está pendiente a ella”, sostuvo.

A los padres de jóvenes que están en busca de descifrar su identidad o quienes ya han aceptado que quieren hacer la transición, Lisa Lane les exhortó que “tienen que aceptar a sus hijos tal y como son. Todos somos diferentes y en la vida, el amor y la aceptación deben ser lo primero”.

Esa, dice, ha sido la clave con su hija y asegura que “eso fue una de las mejores decisiones en mi vida. Nunca he tenido dudas ni nada. Y como siempre le he dicho a mi hija, ‘yo siempre voy a ser tu papá. Sea lo que sea, viva como viva, siempre voy a ser tu papá. Y si se te zafa [decirme] papi aquí, al que le guste que le guste y al que no, no”, dijo.

Ahora de adulta ya ha entendido la situación e incluso le ha comenzado a decir “mapi”, una mezcla entre mamá y papi o simplemente la presenta como “this is my mom (esta es mi mamá) y no da explicaciones”, relató Lisa Lane.

Lisa Lane ha enfrentado diversas batallas en su vida, incluyendo en el 2012, cuando apenas llevaba 5 años usando hormonas como parte de su transición, y le diagnosticaron cáncer. “No ha sido fácil, la vida me ha dado muchos retos, pero también me ha dado la habilidad de poder tener la fuerza para enfrentarlos”.

Tuvo que poner en pausa su tratamiento para enfocarse en el cáncer y sobreponerse a la enfermedad. “Me hinché, el cuerpo me dolía todo, ya no podía presentarme igual. Pero este dolor que todavía siento, incluso tras ganarle la lucha al cáncer, todo lo olvido cuando estoy en tarima”, dijo.

Pulse era su segunda casa

A cinco años de la tragedia en Pulse, Lisa Lane reflexiona sobre la importancia de ese lugar para ella y cientos de otras personas, miembros de la comunidad LGBTQ+. “Ese día yo iba a ir [a Pulse] pero me puse malita y no fui”, dijo. “Ahí perdí amistades, gente que nos iba a ver bailar y que se habían convertido en familia, perdí a un chico que era drag queen y tenía un futuro fenomenal”, recordó.

Lisa Lane se refiere a Anthony Laureano Disla, quien comenzaba su carrera como drag queen en Orlando. “Al igual que le decía a Anthony y a los demás, siempre hay que dar el máximo, vivirnos la vida a plenitud, cuando te trepas en esa tarima, eres la persona que quieres ser, para animar a los demás, bailas, cantas, eres feliz”, dijo.

“Es tan triste saber que el odio culminó con la vida de tantas personas buenas, tanta gente talentosa”, dijo. “Pulse era mi segunda casa. Ahí me abrieron las puertas y hacía mis shows imitando a Olga Tañon, a Iris Chacón, a estos talentos hispanos, con música en español y bailes latinos”, dijo.

Neema Bahrami, quien era el mánager en turno en Pulse y quien se ha destacado realizando otros eventos nocturnos en Orlando, señaló la importancia de personas como Lisa Lane “en el mundo de las drags y de la comunidad LGBTQ+. Ella demuestra la necesidad de ser inclusivo, de aceptar a las personas como son y sobre todo, de abrir espacios que siempre han sido limitados para los transformistas de color”, dijo.

Desde que Bahrami comenzó a realizar eventos latinos, dijo que Lisa Lane ha sido una de las personas que siempre incluyen porque “la gente se vuelve loca, ella acapara ese público y además ha ayudado a todos los que han venido detrás de ella. Esos espacios son bien limitados para los trans, para los drags, y a eso le incluyes que son hispanos, por eso esa noche latina es tan importante”, sostuvo.

Enfocada en representar a Florida

En agosto Lisa Lane representará a Florida en el concurso de Royal Beauty International, un Sistema de Concurso Internacional LGBTIQA + que busca concienciar y crear una “comprensión de la situación que afecta a cada uno de nuestros ciudadanos sin importar su raza, color, orientación sexual o identidad, creencias y / o credo”.

Estoy bien emocionada, creo que tengo una oportunidad de ganar y eso sería un honor para mí.

Todo lo que he logrado en la vida, es prueba de que por más que siempre me dijeron que no, yo lo logré por mi cuenta.

*Jennifer A. Marcial Ocasio es editora de El Sentinel Orlando. Para contactarla escribe a jmarcial@orlandosentinel.com.

Lisa Lane, la madre de las drag queens en Orlando